jueves, 5 de octubre de 2017

Over Party



Pasados los 30, en más o menos tiempo, notas que algunas cosas cambian en tu vida, y te empezas a preguntar ¿Esta es la famosa madurez?. Pero, ¿Cómo llegas a esa pregunta?, te dejo algunos tips por la módica suma de 4 o 5 minutitos de lectura, salvo que no hayas aprendido nunca a leer bien y te lleve 7´.



De repente notas que en una previa con tus amigas están todas quejándose de dolores varios, y hasta alguna se termina bajando, porque no le da el cuerpo para resistir hasta las 6 o 7 am.



La madurez también te hace cambiar algunos hábitos y gastar más plata. Antes te ibas en bondi a cualquier antro, en la concha del pato a la vuelta, viajando parada entre mil adolescentes que también se iban de joda, y caminabas cincuenta cuadras hasta el boliche, con 1 grado bajo cero, en pollera y con taco aguja. Ahora no levantas el ojete de la silla sin un taxi que te recoja en la puerta de tu casa, y hasta un poco más queres que el chofer te baje a upa del departamento y te deposite en el asiento. Si hacen menos de 15 grados no asomas las piernas ni con la orden de un juez y usas una calza con botas cuyo taco cada vez se ensancha más. Salís del boliche con gafas negras así nadie te ve demacrada, y te subís a un taxi en donde en vez de ir gritando con tus amigas, recordando lo bien que la pasaron y todos los tipos que conocieron, vas charlando de política con el chofer y quejándote de la inseguridad callejera. 



Antes te arreglabas tomando un Frezee Azul con Speed, un vinito de cartón, o un licor de melón Cusenier, en cualquier lado, incluso en la calle. Ahora ya no hay más Frezee Azul, ni licores frutales que te hacen trinar el hígado con solo mirarlos, ahora tenes que tomar vinos espumantes o champagnes de primeras marcas, previo protector gástrico y antiácido para evitar malestares estomacales, y vas a la casa de una amiga, siempre que te quede cerca.


Ahora la resaca te dura como dos días, te duele el cuerpo, tenes reflujo gástrico, pasas todo el domingo en la cama intentando recuperarte y el lunes sos un fantasma en la oficina, (eso no cambia). Sin embargo antes vivías con papito y mamita y no tenías responsabilidades, ahora los domingos tenes que limpiar, lavar, alimentar animales que te saltan por la cabeza, ladran, maúllan, y etc., mientras intentas conciliar el sueño de día, que te cuesta un berlín y medio y sin olvidar de procurarte alimento para vos… todo eso en el medio de una resaca horrorosa.

Antes te movían las ganas, ibas al boliche a las 2 Am, y quedabas saltando arriba de la mesa de algún macho patriarcal que te invitaba a subirte y tomabas alcohol de arriba toda la noche, hasta las 8 Am. Ahora no solo llego la madurez a tu vida, sino que encima llego el feminismo, que también te hace gastar más plata, porque lo que antes pretendías que fuera gratis, o te lo invitasen, ya no lo es más.
Al boliche queres entrar tipo 4 Am para quedarte charlando en la previa con tus amigas, y te vas tipo 6 porque sino no podes hacer todo el millón de cosas que haces los domingos, y que nunca podes en la semana. Para poder ponerte en pedo tenes que tomar el doble de cosas, (e invertir el doble) porque el estomago se acostumbra y siempre te termina dando acidez, o ganas de vomitar, o dolor de hígado, o cagadera, o todas juntas.
Ademas ya no queres fumarte a ningún machito patriarcal, en su mesa VIP, llena de otros machitos repugnantes, que reafirman su masculinidad comprándose un Champagne Barón V, para hacerse ver como los más porongas del lugar, y que encima se lo llevan a la mesa con una pirotecnia de estrellitas. Es más, queres meterles la pirotecnia de estrellitas en el orto, aunque como ya saben “li violincia ni si cimbiti cin mis violincia”.

Ahora, antes que la joda, te mueve la comida. Es un millón de veces más elegido ir a comer a buen un lugar, hasta que te desabrochas el segundo botón de tu pantalón, en vez de un boliche, nada de delivery mugroso de pizzas que no tienen ni muzarella, o panchos con mostaza. 

Antes te re cagabas de calor en algún antro. pero intentabas bailar feliz apretada entre la gente, peor que en un subte en hora pico, y cantabas las canciones de moda a los gritos, hasta volver afónica a tu casa; ahora en el boliche tenes más calor que siempre, y solo queres estar en zonas ventiladas, sin que te roce mucho la gente, es más, si puede no haber gente mejor, no conoces la mitad de los temas de “moda” y los que conoces te los pasas criticándolos por sus letras sexistas. De hecho hasta te vas del lugar si no te gusta, a otro lugar, o te vas a tu casa a mirar Netflix, o videos de perritos y maquillaje en Instagram

Antes buscabas chongos a lo loco, ahora los miras y les criticas las actitudes machistas, y si te agarras un pedo melancólico abrazas a alguno para decirle “vení pibe, no intentes más levantarte minas y cuando te rebotan las insultas, las chicas no son tu propiedad”. Pero también te puede agarrar la intolerancia y queres arrancar a las piñas con el primero que te hace rondita con los amigos e intenta hacerse el vivo.

Antes los fines de semana largos, o los feriados puente, eran una maratón de joda tras joda, con giras de hasta 4 noches seguidas, ahora el tiempo de recuperación de una noche de fiesta te lleva tanto tiempo, que las probabilidades de que salgas dos noches seguidas son cuasi nulas, ya que sos un ente invisible durante mínimo las 24 hs posteriores.

Los viernes siempre tú cuerpo siente que es viernes, antes sentías ganas súbitas por arreglar cualquier jolgorio a toda costa, ahora sentís el cansancio de toda la semana, y ya estas cabeceando tipo 22 hs. ¿¿Salir un viern?? ¿¿QUÉÉ? Previa siesta o muerte. 

Muchos otros hábitos cambian con la madurez, por ejemplo algunas de tus viejas preocupaciones los fines de semana eran que tus amigas salieran así podías irte de joda, ahora una de tus mayores preocupaciones es que no llueva, o que deje de llover para que se te seque la ropa del tender y pongas a lavar más.

Con respecto a la ropa te empieza a parecer que algunas prendas son cada vez más pequeñas, o que ciertas cosas te empiezan a quedar un poco ridículas, si no lo sentís alguien seguro te lo va a recordar, don´t worry. 

Antes tener sexo era la prioridad de todas las prioridades, ahora en tus ratos libres queres aprovechar y dormir. Sueño mata sexo, sueño mata TODO.

Los hábitos médicos también cambian. De repente empezas a escuchar que los médicos/as deslizan la frase “a tu edad” que combinan con otras variables: "a tu edad ya tenes que empezar con este control", "a tu edad la columna bla bla bla", "a tu edad y con tu peso", "a tu edad y con tu habito fumador", "a tu edad y con ese nivel de stress", y obvio la más escuchada: "a tu edad los óvulos empiezan a envejecer", que obviamente es el caballito de batalla de cuanta reunión familiar del demonio vayas, donde si no tenes pareja estable te empezaran a cuestionar a mansalva para averiguar cuando la vas a tener, y si la tenes, te empezaran a cuestionar a mansalva para ver cuándo vas a tener críos. No me jodan, a mi lo único que me envejece es la concha por haber abusado de mi libertad sexual y de la depilación con cera. Igual por suerte me acostumbre a contestar que un análisis me detecto que soy estéril y eso logra acallar a todas las bestias, que quedan pálidas, pero igual algunas tías preguntonas también “evolucionaron“ y saben que existe el “alquiler de vientres”, la donación de esperma, y etc., y hasta te lo sugieren… 

Antes dejabas las harinas una semana antes de algún evento y te volvía a cerrar el vestido que ya no te cerraba, ahora tenes que dejar las harinas 5 semanas, tomar 5 litros de agua por día y te sigue sin entrar el vestido, pero te acordas que todo es una imposición social sobre los cuerpos femeninos y queres llorar el doble.

Las conversaciones con amigas también cambian. Antes todas lloraban pija, ahora se habla de marcas de pañales, colegio de hijos/as, enfermedades, gente que muere o está en eso, política, economía y de cuotas alimentarias, que además es el momento en el que aprovechas para plaguear el feminismo y taladrarle la cabeza a tus amigas alienadas para que abracen la causa y reclamen sus derechos, no obstante nunca falta la que le sigue cuidando la chota al patriarcado y se abraza a su discurso complaciente con la sociedad y te pide que seas "femenina no feminista", que "no hables en contra de los hombres" (¿?), "Not all men", "ni feminismo ni machismo". Es ahí cuando también empezas a formar nuevos círculos de amistad.

Algunos gustos también cambian, antes ibas a la cancha y le ponías el ojo a cualquier machito musculoso que se subía arriba de un para-avalancha para demostrar que tenía la pija grande y hacerse el poderoso. Ahora los ves y, a pesar que ya le caiste a todos y no quedo uno sano, queres tirar la concha a la basura y comprarte una nueva. Sentís vergüenza ajena cada vez que estas en lugares donde antes los hombres te encantaban y ahora te repugnan, y te tenes que estar escondiendo...¿Cómo pude estar con esos especímenes? ¿Por qué me gustaban tanto los fantasmas?...eso querida mía es madurar también, y para bien.
Además ya no sabes que es peor si el horror de aguantarte en una popular canciones que lo único que dicen es “los de fulano son todos putos” “chúpame la pija” “vamos a matar a todos” que las cantan agarrándose los testículos, mientras escupen moco verde o mean delante de cualquiera, o salir con un empresario fantasma que te quiere buscar en su mejor auto y llevar a comer al mejor lugar, donde va a querer pagar la cuenta a toda costa, a costa de impresionarte y creer que tiene derecho a cogerte después de pagar todo.

Con la madurez también perdes un poco noción del tiempo, y por ejemplo, ese nene de tu amiga, que fue madre adolescente, y que ayer llevabas a la calesita, cuando te das cuenta mide 1.90 mt. y está en la secundaria. Es ahí cuando pasas a ser esa señora horrible que dice la frase que, hasta hace algunos años, ODIABAS escuchar: “¡QUE GRANDE QUE ESTÁ ESTE CHICO!”, automáticamente al decirla te aparecen tres patas de gallo y lineas de expresión en el bozo… Mientras, el pibe ya te mira los pechos, y hasta si te descuidas te pide que le mandes “fotito” vía Facebook. También notas que tus sobrinxs te explican los juegos y como usar una tablet o cualquier aparato nuevo, como hasta hace poco vos le explicabas a tus mayores, o que los hijos de los famosos, ya crecieron y también ya son famosos...

Por ultimó si te queda alguna duda, la señal clave clave para terminar de entender que ya estas en la edad adulta, es escucharte quejandote de les "pendejxs de ahora", no falla...

¿Escuchas eso?....
¿Lo escuchas?...

Es tu reloj biológico sonando. Apágalo y revolealo por la ventana, haceme caso.

4 comentarios:

  1. ¿Qué te paso mariana antes eras chevere?
    -Chupame el clitoris

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el monólogo , tendrías que ser capocomica encima a favor tuyo si SOS la chica de la foto de tu perfil SOS BASTANTE BONITA , tendrías que escribir alguna vez sobre la mujer HDP
    AQUELLA MUJER HERMOSA , IRRESISTIBLE , ALTANERA , PODEROSA , INDEPENDIENTE , que tanto nos hace sufrir y penar SALUDOS NICO DE FORMOSA

    ResponderEliminar