sábado, 30 de octubre de 2010

Los hermanos sean Unidos...

Perdón por la ingratitud, después de mediados de Noviembre mucho material nuevo todo junto
Si está ahí y va a leer: COMENTEE!

Una noche de tantas en mi adolescencia, en un boliche de moda, conocí a Ramiro, un bombón de mi edad. Estaba rodeado de un sequito de pendejas que lo seguían de un lado a otro, era uno de los muchachos más populares y potables del lugar.
Ya no recuerdo como, pero terminamos apretando, le pase mi número y quedamos en charlar
– aclaro que para esa época no existían aun los celulares, y los chongos te llamaban a tu casa, al teléfono fijo, y seguramente lo atendía tu vieja, o ¡peor!, tu viejo o PEORRR tu hermanito chiquito, que gritaba sin parar que te había llamado un chico delante de los antes nombrados. Y entonces tenias que entablar una conversación copadísima, frente a toda tu familia, porque muchas veces el cable del teléfono no era tan largo como para huir del radio del lugar –

En fin, la cosa es que un día termine en la casa de Ramiro, un modesto PH de 3 plantas, en el cual estaba su madre, que me fue presentada de inmediato, y su hermano mayor, Felipe, que solía acompañarlo a la misma disco, aunque no era tan popular y agraciado como Ramirito, además de tener novia.
Encuentros mas, encuentros menos termine encajetada con Ramiro, en realidad no recuerdo el motivo de tamaña atracción, pero creo que me había cojido bien -Imagínate que a los 16 años que te cojieran bien, era como que ahora me cojieran medio pelo-
En fin pero como siempre, no todo era color de rosa, Ramirito tenia algunos problemas de concentración, además de gustarle mucho la joda, y yerbas varias (o sea que a veces no se le paraba) , con lo cual después de un par de cojidas adolescentes y precarias en su casa, dejamos de vernos. (note Ud., la contradicción de que a EL no se le paraba, y sin embargo YO fui la dejada)
Redondeando el pendejo me dejo encaprichada, pensaba en el , soñaba con él, etc, etc y encima tenía que seguir viéndolo en el antro ese, siempre con pendejas distintas.

Pero como soy mujer y bieeeen reventada enseguida idee una manera para que la situación no quedase así. Y acto seguido hice lo que toda resentida suele hacer….Me levante al hermano… (Que era más fácil que la tabla del 2 – vale decir que la mitad de mis amigas ya lo habían comprobado) Por ende sin mediar muchas palabras me la hice la gata y me lo termine chapando prácticamente delante de Ramiro, el que para sorpresa de quien suscribe, ni se mosqueo --o sea terminemos con esa idea que ronda en el imaginario colectivo de las mujeres: si te cojió un par de veces y te dejo y después te cojes a su hermano, su primo, o amigo: N-O L-E I-M-P-O-R-T-A-A-A-A-A. BOLUDA!
Bueno resumiendo a los dos o tres días termine volviendo a llamar a la casa de Ramiro, pero esta vez pidiendo por Felipe, mientras rogaba que la madre no reconociera mi voz y se diera cuenta que era la misma Mariana que hace un tiempo llamaba a su otro Hijo (Fin del mito 2: Enferma mental, ¿enserio te crees que la vieja va a reparar si quiera en tu nombre, cuando todos los días le llevan una distinta?? NO EXISTISSSSSSS PARASITOOOO)
Pero bueno lo peor no es llamar, sino caer en la casa, tocar el timbre y que el pelotudo del Hermano no te atienda, y te termine abriendo la puerta tu suegra por partida doble. Y ahí sorry chicas no es por agrandarme, pero la madre evidentemente se iba a dar cuenta que había habido cambio de hermanos. Así que con mi mejor cara de chica buena (lo soy igual eh) entre y enfile a la pieza de Felipe, rogando cruzarme a Ramiro en el camino, pero como siempre sucede, no tuve suerte

Felipe no era malo, pero no era su hermano… la realidad, cruda y amarga realidad (fin del mito 3: QUE TENGAN LA MISMA SANGRE NO HACE QUE COJAN IGUAL, I`m sorry for you baby…) pero bueno, por lo menos fingía que me encantaba y gritaba a ver si de casualidad el hermano nos escuchaba, desde la habitación contigua

Después de varias citas, de traqueteos en la casa, de idas al baño constantes para lograr el encuentro, de bañarme en mi ya conocido perfume para que esparcir el aroma por toda el lugar, de dejar una prenda reconocible olvidada en la cocina y nunca cruzándome al maldito Hijo de Puta, fiestero, drogadicto, alcohólico y e impotente de Ramiro, decido hacer mi último intento.

Me produzco a tal fin, taco alto y un collar bien escandaloso para hacer ruido y no sé qué mierda más que parecía un arbolito de navidad ; era un día de semana, así que al otro día el fucking hermano y yo nos levantábamos muy temprano.
Promediando la madrugada y después de una mediocre sacudida sucede algo que todas tememos y más en casa ajena, y ni hablar si tenemos que volver a la propia porque si no, nos quedamos sin familia: Felipe se durmió. Fuck you!!! … ¿Y ahora de que me disfrazo????
O sea imagínate sopapeando a un idiota que ni siquiera te importa en lo mas mínimo, para pedirle que te abra la puerta , ya que evidentemente reparaste en que sos prescindible, y que el idiota del hermano jamás se avivo ni se va a avivar de que te lo cojiste.
Para variar, el boludo no despierta, entonces agarro mi mochilita y decido emprender mi viaje solita. Bajo las escaleras como puedo en la oscuridad de la noche, tratando de no despertar a la madre -que tenía su habitación cerca de la puerta- y finalmente llego… La abro… casi casi estoy liberada… la quiero cerrar pero… Houston we have a problemno cierra. La mierda de puerta NO CIERRAAAA, hay que darle un golpe tremedo el cual, obviamente - en el medio de la madrugada, mientras tratas de que nadie se percate de que te estas yendo, porque fracaso tu plan maligno de vengarte de un pelotudo que apenas te registra- va a generar un escándalo.

Y ya me imagino a la madre, a Felipe y a Ramiro prendiendo la luz a los gritos, asustados, porque piensan que entro un ladrón o algo así, o peor viéndome la cara y descubriendo todo… pero como ¿no querías que Ramiro te viera? Pero no asïii, ASÍ NOOO!!! Como diría Mirta, no luchando contra una maldita puerta. Así que después de debatirme un rato entre la solución a tomar, y autoreputearme por ser tan mogolica, me canse y mande a la puerta a la re concha del carpintero y la deje abierta.
Ma si…, que se re caguen de frio, maldita familia!!!...
En fin como dicen por ahí, la venganza es un plato que se come frio… Pero bue... yo no me comí lo que tanto quería y el frio lo tuvieron ellos… parecido bue …